Si bien durante los años 2018 y 2019 la matrícula en las escuelas públicas bonaerenses creció en aproximadamente 175.000 alumnos, en lo que respecta a la educación privada, durante ese mismo periodo, ésta cayó en más de 35.000. En estos últimos alcanzó niveles inferiores a los de 2015.

Los datos se desprenden de la Estadística Educativa Inicial que hace la Dirección General de Cultura y Educación cada año y que fue publicada en las últimas horas en el sitio oficial de la dependencia bonaerense. El informe contabilizó este año unas 20.777 unidades educativas, distribuidas entre 5.519 de nivel inicial, 5.876 primarias, 3.920 secundarias, 598 de educación superior y 4.864 de otras modalidades. Del total de los establecimientos, unos 14.479 son del sector público y los 6.298 restantes pertenecen a privados. Según las estadísticas, las unidades educativas cayeron levemente con respecto al año pasado cuando alcanzaron las 20.800, hubo 20 menos entre las estatales y 3 menos entre las privadas.

Abrupta caída en matrículas de colegios privados para el ciclo 2020 2

En tanto, en lo que respecta a la cantidad de alumnos hubo una variación significativa entre 2018 y 2019 con un crecimiento de 138.536 de la matrícula (pasó de 5.089.615 a 5.228.151). Lo curioso es que, a pesar de este incremento, los colegios privados tuvieron este año 33.549 estudiantes menos. En este marco del crecimiento del total de alumnos y caída en colegios no estatales, las escuelas públicas absorbieron a 170.185 estudiantes más que en 2018. En detalle, en los colegios privados hubo la mayor baja se dio para la inscripción de alumnos del nivel inicial y hubieron casi 9.000 menos en los colegios primarios. También, hubo una disminución en el nivel secundario (-4.371), en el superior (-5.928) y en otras modalidades (-2.490).

Según los informes iniciales de los distintos periodos de la última década, la caída de la matrícula en privados corta con una racha de crecimiento de al menos ocho años consecutivos (de 2011 a 2018) y alcanza niveles inferiores a los de 2015, cuando el total de estudiantes llegaba a 1.545.527. Las estadísticas de 2019 reflejan una deuda histórica entre el interior bonaerense y el conurbano respecto al reparto a la oferta educativa en relación a la cantidad de alumnos.

En los partidos del Gran Buenos Aires hay 9.535 unidades educativas para 3.011.120 estudiantes. O sea, una cada 315 alumnos. En tanto, la cantidad de concurrentes por cada oferta disminuye a 197 en el interior. La mayor concentración en el conurbano se da en las primarias. En este nivel hay un total de, aproximadamente, 2.500 unidades educativas para 1.200.000 estudiantes: una cada 438. En el interior es de una cada 200.

En 2017 tuvo su primera disminución en diez años y llegó a 1.559.294 alumnos. Finalmente, en 2019, la caída fue estrepitosa y quedó en 1.531.624 estudiantes, alrededor de 8.000 menos con respecto a 2015.

La caída de la matrícula tiene su correlato con el cierre de algunos establecimientos. Según le detallaron fuentes del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) bonaerense a DIB, en diciembre último anunciaron su cese unas diez instituciones, siendo la mayoría de ellas jardines maternales. Desde la organización, que viene denunciando «despidos indiscriminados» en escuelas privadas, advirtieron que muchos colegios aplican recortes cuando la rentabilidad baja. También se han observado la migración de muchos alumnos de escuelas privadas caras a otras que también son privadas pero que son más económicas (muchas poseen mayor subvención del Estado).

Abrupta caída en matrículas de colegios privados para el ciclo 2020 3

Los aranceles de las ecsuelas privadas

El último diciembre se determinó un incremento para colegios privados del 20 /25% que empezará a regir a partir de marzo. De esta manera, los colegios privados SIN subsidio, llegan a tener aranceles que superan los $ 8.000 (nivel inicial), y más si se trata de instituciones bilingües. En muchas de las que brindan este tipo de educación (jornada completa + bilingue) los valores para un nivel secundario llegan a los $ 29.000 mensuales (una verdadera «locura» si pensamos en la crisis que hace tiempo viene teniendo el país y que no parece estar mejorando).

En aquellas las instituciones subsidiadas en un 100%, por ejemplo, la cuota de primaria costará $ 1.500 y la de secundaria común $ 1.700. Para los mismos niveles, en los subsidiados en un 70% los aranceles serán de $ 3.550 y 4.200; y en las que el aporte del Estado es del 40%, de $ 7.400 y 8.500. Los números se desprenden de la comparación de los informes de Estadística Educativa Anual, a los que tuvo acceso DIB, que publica la Dirección General de Cultura y Educación cada diciembre.