Home » Actualidad » Aprender a estudiar

Todos queremos lo mejor para nuestros hijos y, una de las maneras más adecuadas para conseguirlo, desde el punto de vista educativo, es observar cómo hacen para estudiar y cuáles son sus resultados.

En la actualidad, preocupa mucho el bajo rendimiento y el fracaso escolar, debido a la falta de interés y comprensión, a las distracciones, al olvido, al desorden, a los malos hábitos en el estudio, al temor a ser evaluados y a la incorrecta preparación para los exámenes. Es muy común que, al no saber estudiar, se lo haga de forma memorística (recordando y repitiendo sin llegar a comprender). De este modo, el estudio se convierte en una tarea mecánica, sin sentido, nada gratificante y que en muchos casos, lleva al fracaso.

tecnicas-de-estudio

Se supone que estudiar bien es una habilidad innata. La experiencia diaria demuestra que esto no es cierto. Muchas veces, el resultado insatisfactorio se debe a la ausencia del uso de técnicas apropiadas para lograr un rendimiento eficaz. Saber estudiar significa saber pensar, observar, analizar, asociar, comparar, organizar. Con las “Técnicas de Estudio” se logra que el estudiante no sólo conozca y maneje adecuadamente habilidades concretas (lectura comprensiva, subrayado de ideas principales, realización de esquemas, resúmenes, cuadros comparativos y sinópticos, redes conceptuales, cuestionarios, estrategias para rendir exámenes), sino que principalmente se capaz de discernir cuándo utilizar cada una de ellas.

Es necesario recuperar el papel protagónico del estudiante, enseñándole a descubrir su propio método de aprendizaje, desarrollando en él una alta autoestima y la toma de conciencia de su capacidad y potencial intelectual. Tener éxito en la escuela es uno de los objetivos que los papás desean que sus hijos alcancen. Las “Técnicas de Estudio” brindan, al niño y al adolescente, el marco teórico y práctico necesario para obtener óptimos resultados en el estudio. Sin duda, la inteligencia ayuda, pero no es decisiva. El empeño, la voluntad y el deseo de progresar son fundamentales. La motivación y las técnicas hacen la diferencia y permiten el logro de buenos resultados en base a la dedicación y al afán de avanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *