Menú Cerrar

El Instituto Julio Verne redujo un 40% su cuota debido a la cuarentena

El Instituto Julio Verne redujo un 40% su cuota debido a la cuarentena 1

En medio de la suspensión de las clases por la pandemia del coronavirus, un colegio privado de Mar del Plata, decidió reducir entre un 30 y un 40% la cuota mensual mientras dure la cuarentena.

El Instituto Julio Verne, ubicado en 9 de julio al 9900, tomó la decisión de realizar una importante baja en sus aranceles. La cuota mensual de jardín de infantes que antes de iniciada la suspensión de clases por la pandemia, tenía un costo de $3500, pasó a valer $2000 mientras que en la primaria, el arancel pasó de $4200 a $3000.

A través de un comunicado difundido a la comunidad educativa, argumentaron su solidaria decisión: «En este contexto mundial de pandemia, donde la adversidad irrumpe en nuestras vidas, en la de familiares, de amigos, de vecinos, de cercanos o distantes desconocidos, y lo hace de múltiples maneras.Desde nuestro lugar y desde el rol que nos toca, estamos extremando en lo posible nuestra capacidad para establecer estrategias y poner a disposición de nuestra comunidad educativa, el máximo esfuerzo para acompañarlos y acompañarnos», señalaron.

A su vez, el establecimiento informó que queda sin efecto la penalidad o pérdida de bonificaciones por pago fuera de término ya que el tiempo de pago del arancel mensual será desde el día uno del mes hasta el día treinta del mismo.

La situación en el resto de los colegios del GBA

La decisión del instituto Julio Verne, que está enclavado en el humilde barrio Ameguino de la ciudad marplatense, se contrapone a muchos colegios de gestión privada, muchos de ellos con subvención estatal. Colegios con orientación religiosa que cuentan con un aporte estatal del 60 y 70%, se comunicaron en los últimos días -a través de las redes sociales- con los padres y madres de sus estudiantes, donde dejaron en claro la intención de continuar con el arancel habitual, argumentando en algunos casos, que el porcentaje de subvención estatal, solo cubría algunos cargos docentes pero no el de auxiliares en la educación o materias extraprogramáticas.

En ese marco, y luego de los dispuesto por el Ministerio de Educación de la Nación, desde la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la provincia de Buenos Aires, que representa a 60 colegios de Mar del Plata, informaron a este medio que “la decisión en conjunto fue la de suspender el cobro de servicios directos interrumpidos, como el comedor, y el de las actividades extraescolares, como los talleres y otras actividades. Y en algunos casos se prorratearon cuotas”. En tal sentido, admitieron que algunas instituciones, “están sacando créditos para pagar sueldos”, debido al adverso panorama económico atribuido por la pandemia.

La situación de los colegios en CABA

La expectativa era grande. Muchos padres que envían a sus hijos a escuelas privadas y están pasando un mal momento económico a causa de la cuarentena obligatoria esperaban una rebaja o postergación del pago de las cuotas. Se hablaba de un 15 o un 20% de rebaja.

Para encontrar un punto de encuentro y, sobre todo, para “escuchar las propuestas” de los establecimientos educativos, el ministro de Educación Nicolás Trotta convocó este miércoles a las principales cámaras del sector a una reunión que se realizó a través de una videoconferencia y duró más de una hora y media.

De la reunión surgieron pocas definiciones fuertes, pero la más importante es que, al menos por ahora, no va a haber una reducción generalizadas de las cuotas. El ministro apeló a o la “responsabilidad” de los empresarios educativos para que revisen caso por caso la situación de cada familia y, en el caso de que no puedan pagar, se les pueda ofrecer diversas medidas de «alivio» como congelar la cuota, suspender el pago para más adelante, armar planes de pago para cuando retomen su actividad económica u otras. También, se apuntó desde el Gobierno, buscarán que el recorte venga por el lado de los servicios complementarios que ofrecen esas escuelas, como el comedor, clases de natación o el transporte. Esos servicios no los está recibiendo las familias pero los dueños de los colegios igual deben pagarle al cocinero o al servicio de transporte. Se buscará que ese gasto lo asuma el dueño del colegio.

Entre las ideas que más suenan como medidas complementarias para ese documento final está la posibilidad de generar nuevas becas para las familias más golpeadas por la cuarentena, que dejen de aplicarse aumentos que ya estaban fijadas de ahora en adelante, así como la aplicación a las escuelas privadas de los beneficios que el Gobierno está diseñando para las pequeñas y medianas empresas.

Las escuelas privadas tienen una realidad muy diversa. La mayoría cobra cuotas menores de $ 6.000 mensuales y en muchos casos sus dueños son docentes que pusieron la escuela con mucho esfuerzo. También, hay muchas diferencias de acuerdo a las provincias. En algunas, como en Tierra del Fuego, no hay aumentos desde mayo del año pasado. Todo esto fue analizado en la reunión, donde primó una mirada común y colectiva de solidaridad que nos compromete como sociedad a garantizar el derecho a la educación, entendiendo la difícil situación que atraviesan las economías familiares en momentos de aislamiento obligatorio. Pero también es importante comprender la necesidad de mantener las fuentes de trabajo y el pago de los salarios del personal docente y no docente.

Por otro lado, muchos dueños de las escuelas particulares estaban preocupados por la posible aplicación de ese tipo de medidas. En muchos casos, afirman, peligra el futuro de sus colegios directamente. Dicen que en este momento, y por la crisis económica, ya tienen un 50% de mora en el pago de las cuotas y que esperan un 70% de mora para el mes de abril.

Participaron del encuentro virtual Norberto Baloira, Junta coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (COORDIEP); Rodolfo De Vincenci, Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CAIEP); José Álvarez, Consejo Superior de Educación Católica (Consudec); Martín Zurita, Asociación de Colegios Privados de la Provincia de Buenos Aires y (AIEPBA/JUNEP) y Laura Goldberg, subsecretaria de Acciones para la Defensa del Consumidor. También participó el jefe de Gabinete, Matías Novoa Haidar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *